CONOCIMIENTO Y EVOLUCION PERSONAL

El conocimiento es determinante en la evolución personal y da sentido a la vida. ¿A qué hemos venido a este mundo?. Progresar personalmente y ayudar a los demás a progresar, es una respuesta. Posiblemente, la respuesta. De otra forma no tendría sentido tanta lucha, tantas decepciones y, por qué no decirlo, tanto sufrimiento. Si hemos venido a progresar en la senda de la evolución personal, esto ya es un sentido, sin duda el sentido de la vida.

La evolución personal es esencialmente a base de los valores. Son estos valores los que hay que hacer progresar. El amor y la voluntad de ayudar y mejorar lo que tenemos a nuestro alrededor son la expresión máxima de los valores. Pero en el mismo nivel de excelencia cabe poner al conocimiento. El amor y la buena voluntad en el plano emocional, y el conocimiento en el plano intelectivo, componen los valores esenciales de la persona.

La fe no puede sustituir al conocimiento. La fe puede ser la expresión de intuición o de buena voluntad, de aceptar lo que le dicen por “buena fe”, y en este caso y desde esta perspectiva es positiva o, por lo menos, tolerable. Pero en cuanto pretenda sustituir al conocimiento, entonces la fe es nefasta. El conocimiento es un valor en sí, y la ignorancia, si es voluntaria, es lo contrario a aquel valor. El fanatismo, el sectarismo que impide llegar al universalismo y la visión miope del materialismo son, entre otros, los grandes males que hay que atribuir a la ignorancia.

Sin duda, la ignorancia es uno de los grandes males que afligen a la Humanidad.

Por ARMAGEDÓN

Volver