DEPRESION DESDE EL ANALISIS TRANSACCIONAL 

Apuntes tomados por Josep Lluís Camino de la exposición de Marco Mazzetti, el día 10 de Marzo, dentro de las Jornadas Hispano Europeas de Analisis Transaccional, en Madrid.

 

  La persona depresiva presenta varias características, entre otras:

 

-         aspecto personal como falto de energía

-         soledad existencial total, incluso de si mismo

-         el yo ideal está contra de él

-         como no puede seguir así, se aparta de todo, porque está necesitando algo, por lo que desde un punto de vista positivo se consideraría que está empezando una nueva vida.

 

Según los Argumentos del AT estas características, estructuradas mediante un ejercicio colectivo, se manifiestan de la siguiente manera::

 

-         mandatos del Guión: “no vivas”, “no seas”, no te acerques”

-         decisión: “tengo que ser válida”, “voy a tomar la responsabilidad”

-         impulsor: “complace”, “ves deprisa”, “inténtalo”, “se mejor”

-         simbiosis: con la pareja, también con el terapeuta

-         Triángulo Dramático: empiezan de Salvador

-         juegos: “pobre de mí”, “habría de haber...”, aunque esto último se suponer que puede ser un racket.

-         emociones: rabia contenida y tristeza

-         Posición Existencial: yo NO OK, tú OK; yo NO OK, tú NO OK

-         estados del yo: Padre crítico y Niño Adaptado Sumiso o Padre nutritivo ansioso y NAS.

 

A veces se inicia un proceso que empieza por ansiedad y acaba en depresión.

 

TRATAMIENTO

 

I.- Fase inicial:

 

1)      Establecer una alianza terapéutica, conectando a nivel de intimidad, sin forzar (tienen miedo del contacto). Reconocimiento empático de su sufrimiento. Decir: “¡lo siento mucho!”.

2)      Legitimar la depresión (porque se sienten culpables). Dar el Permiso de estar deprimidos, porque tienen buenas razones. Conseguir estar de baja laboral.

3)      Ayudar a entrar en contacto con su necesidad (aunque se resisten porque tienen mucho miedo) y darse pequeñas satisfacciones en relación a esta necesidad. Será conveniente que durante el día asigne cinco minutos para preguntarse lo que le gustaría hacer, aunque no lo haga, solo por descubrirlo.

4)      El terapeuta puede ir de Padre nutritivo realista, como lugar del tercer dominante. Flexibilidad en el contrato, aunque solo sea el hecho de venir un día a la semana.

5)      No confrontar (solo cuando el paciente tenga actuado su Adulto), porque en su diálogo interior ya está bastante introyectada la confrontación.

6)      No invadir y no pedir nada. Respetar las defensas. (Hasta aquí pueden ser unas 10 sesiones, en estos momentos puede haber algún intento de dejar la terapia por parte del paciente, aunque se trata de una prueba que le hace al terapeuta, a ver como reacciona).

7)      Hacer pequeños contratos comportamentales, por ejemplo: ir al cine, leer algo...

8)      Trabajar los sueños y fantasías guiadas, acabando con. “¿cómo te gustaría que acabase este sueño?”. Esto ayuda para no trabajar los problemas directamente.

9)      Descontaminar-

10)  Dar caricias, si las rechaza, no insistir.

 

II – Fase intermedia (pueden pasar a la terapia de grupo).

 

1)      Que el terapeuta pase de ser el tercer dominante a tercer significativo.

2)      Legitimar las emociones, por ejemplo: “tienes razón de tener miedo, has sufrido mucho”.

3)      Trabajar las 3P: (Permiso para desprogramarse de la programación Paterna, Protección ante el miedo y Potencia para el cambio)-

4)      No reparentalizar, sino trabajar la autorreparentalización según Muriel James.

 

III – Fase final-

 

1)      Redecisión del Guión de vida sobre las decisiones más fuertes (visiónj de la vida).

2)      Cristalización, que pasa por la comprensión, por parte del paciente, de sus necesidades no satisfechas. Comprender y dar un sentido a la propia historia y a la depresión. Incluso la depresión ha tenido un sentido y era necesaria para llegar a donde se está ahora. 

O   O   O

Volver