UN NUEVO PARADIGMA DEL PENSAMIENTO

por Ramon Marquès

 

¿QUÉ ES UN PARADIGMA DEL PENSAMIENTO?.- Es un modelo para el pensamiento. Pero no como una moda pasajera o una tendencia del momento que dure unos pocos años, cincuenta, o incluso cien o unos pocos siglos, un paradigma es un modelo u horma del pensamiento para miles de años. Se basa en unos supuestos que conforman la base estructural del pensamiento. Utilizando un símil, viene a ser como el programa informático para el ordenador.

Para comprenderlo mejor, nada preferible a que hablemos de los paradigmas del pensamiento que yo entiendo que se han dado a través de la Historia. Entiendo que podemos hablar de un paradigma pre-lógico propio de las culturas primitivas, de un paradigma antiguo que corresponde a las edades Antigua y Media, de un paradigma científico de la época actual y, por supuesto, de un paradigma nuevo que me propongo exponer y es el tema que nos ocupa principalmente.

 

PARADIGMA PRE – LÓGICO.- Las culturas primitivas computan el pensamiento a través de unos supuestos mágicos previos al pensamiento lógico-racional. Por citar un ejemplo, imaginemos que Vd. llega a un poblado primitivo y ello coincide con una serie de desgracias que suceden allí, mejor será que considere la necesidad de abandonar el lugar porque seguramente que su presencia será mal interpretada por un pensamiento mágico que se desentiende de razonamientos lógicos. 

 

PARADIGMA ANTIGUO.- Es el que estuvo vigente durante la Edad Antigua y la edad Media. Se basa en la autoridad, un pensamiento es cierto porque así lo asegura la autoridad, sea el Papa o sea alguien reconocido como sabio y, en consecuencia, el único capacitado para opinar. Los médicos de la Edad Media solían creer que en Medicina ya no se podía descubrir nada porque Galeno, en sus tratados, ya lo había dicho todo. Da risa ¿verdad?, pues quizás Vd. no se ha dado cuenta que esto es lo que ocurre con las Religiones, que todavía se rigen por el paradigma antiguo, ¡todas creen que todo esta dicho por sus fundadores y en sus libros sagrados de hace miles de años y creen que a Vd. ya no le cabe la posibilidad de aportar nada porque todo está inventado!.

 

PARADIGMA CIENTÍFICO.- Con el Renacimiento se instauró una nueva forma de pensar de la que son pioneros: Francis Bacon, Copérnico, Kepler, Galileo, Newton... El paradigma científico ya no se basa en la autoridad de nadie sino en el método empírico. Es preciso observar, medir y comprobar, que es lo que da la certeza al conocimiento. Este método empírico, de medir y comprobar, ha sido uno de los  mayores descubrimientos de la Historia del ser humano, y ha sido lo que ha hecho posible el extraordinario despliegue tecnológico del que podemos disfrutar. Pero, no obstante a sus óptimas cualidades, este paradigma científico con su método empírico adolece de un defecto grave: no contempla más que lo que puede medir y comprobar, y de forma implícita deja entender que es todo lo que existe. No hace falta que lo diga explícitamente pero deja entender que sólo existe lo que se puede medir y comprobar, o sea lo que está científicamente comprobado. Ya existen voces que hasta se atreven a negar la Metafísica, y muchas, pero lo más demoledor es el proceso psicológico implícito por el que lo que no se ve o no se toca o no se detecta no existe. Y por lo tanto nos condena a una realidad puramente tridimensional, ¡vaya barbaridad!.

Este paradigma científico es todavía muy joven, unos trescientos años, y un paradigma del pensamiento es para miles de años. Así que yo entiendo que el paradigma científico no ha hecho más que empezar y que tiene que evolucionar e integrarse a visiones más amplias del pensamiento. El método empírico ya sirve como método si sólo es un método sin erigirse en paradigma. El método empírico tiene que integrarse a un paradigma del pensamiento más amplio, válido para este milenio y sucesivos.

 

EL NUEVO PARADIGMA.- El nuevo paradigma tiene que contar con lo que le hace falta al paradigma científico, la dimensión metafísica. Un paradigma que cuente con la dimensión metafísica y esté siempre abierto a los conocimientos de vanguardia ha de ser, sin duda, apto para los próximos milenios. Pero ¿y dónde podemos ver, entender u observar la Metafísica?.

Yo he visto, entendido y observado a la Metafísica desde distintos ángulos: desde la Física, desde la Parapsicología, desde la Psicología y desde la Religión. Veamos.

 

1/ FÍSICA.- A veces nos preguntamos a dónde vamos y de dónde venimos, es lógico e inteligente que sea así. Pero raramente nos preguntamos en dónde estamos, todo y siendo muy básico incluso para contestar las interrogaciones anteriores. Conocer dónde estamos requiere acogerse a la Física “pura y dura”, requiere profundizar en lo más hondo de la Ciencia Física y avizorar en aquellos horizontes. Yo durante muchos años vengo realizando este esforzado ejercicio, que es como navegar por las profundidades de la Física y buscar allí la conexión con la Metafísica. Puedo decir que el esfuerzo ha tenido su premio y, como ejemplo de ello, ahora, en esta ocasión, puedo ofrecer una visión de cómo aparece y se entiende el mundo material desde este punto de observación.

Cuando deseamos profundizar en la esencia de la materia, de cualquier materia, de un pedazo de madera, por ejemplo, nos encontramos con unos tejidos, con unas moléculas, con unos átomos y finalmente con unas partículas. ¿Y de qué están compuestas las partículas?. Esta pregunta ya nos sitúa de lleno en medio de la Física Cuántica, en donde resulta que empiezan a suceder cosas inesperadas, auténticos milagros. Resulta, en efecto, que una partícula no es una partícula sino un campo vibratorio que simula una partícula, y que la partícula como porción material, que es como había imaginado Demócrito o nosotros mismos, sencillamente no existe. O sea que lo que vemos como materia es en realidad un complejo vibracional. ¿Y qué es lo que vibra?, mirar en esta dirección es lo que nos hace avizorar un Orden y unas dimensiones, que son las que dan soporte a la materia tridimensional tal como descodifican y computan nuestros sentidos, es decir, tal como la perciben nuestros sentidos.

O sea que el estudio en profundidad de la materia nos conduce a avizorar la Metafísica.

 

2/ PARAPSICOLOGÍA.-  Se cuentan dentro de los temas básicos y tradicionales  de la Parapsicología: la transmisión de pensamiento, la telepatía y el arte de la adivinación. Y ningún parapsicólogo que haya investigado suficientemente sobre estas cuestiones duda de su realidad. Siendo que ello implica toda una nueva dimensionalidad, yo pregunto: ¿Porqué la Ciencia y la Religión pasan de la Parapsicología cuando no la menosprecian o combaten abiertamente?. Dejo las respuestas para Vd., amigo lector, pero sean cuales fueren sus apreciaciones, se ve con claridad que el nuevo paradigma del pensamiento va a otorgar a la Parapsicología el lugar que le corresponde como ciencia propia y como asociada a la Psicología, ya que trata de cuestiones en las que ambas ciencias, Psicología y Parapsicología, deben caminar juntas y de forma inseparable.

 

3/ PSICOLOGÍA.- Uno de los temas en el que la Psicología y la Parapsicología caminan juntos y que nos introduce en el nuevo paradigma es el de los arquetipos. Veamos.

Actualmente hay mucho consenso en admitir la inteligencia emocional que ha promocionado Goleman o las inteligencias múltiples en el sentido y forma que estipula Gadamer. Lo cual significa un adelanto, significa salir del atasco que representaba la concepción de que la inteligencia era equiparable al razonamiento lógico y al coeficiente intelectual. Reconocer a estos tipos de inteligencias múltiples o a la inteligencia emocional es un adelanto y está muy bien pero ¡no es todo!. De lo que yo puedo entender, falta admitir con claridad y amplio consenso a la inteligencia intuitiva, y a la inteligencia ética como una variante, bien definida, dentro de la intuitiva.

No debiéramos dudar de la entidad de la inteligencia intuitiva. Nuestro cerebro es el mejor ordenador del mundo. Cualquier ordenador es capaz de salirse de la información del disco duro y conectar Internet. ¿Ha de ser menos nuestro cerebro?. Yo entiendo que nosotros estamos conectados a otras dimensiones a través de la intuición. La intuición ha sido para mi objeto constante de estudio, observación e investigación, y uno de mis descubrimientos que más aprecio es que la intuición equivale a la conexión con el reino de los Arquetipos. Es una concepción de la intuición y los arquetipos que nos abre una ventana a un mundo nuevo, inagotable e inmenso, que necesita de un paradigma del pensamiento amplio y abierto, cual ha de ser el nuevo paradigma que nos ocupa. El reconocimiento de la intuición con toda su entidad hasta podría ser algo así como el buque insignia del nuevo paradigma del pensamiento. El reconocimiento de una ventana abierta a nuevas dimensiones nos sitúa plenamente, de derecho intelectual, en este tercer milenio y puede ocupar una parte importante de la investigación de los milenios que siguen.

 

4/ RELIGIÓN.- Una cosa nos lleva a otra, nada está enteramente separado de nada, lo cual es evidente en estas cuatro perspectivas de la Metafísica. La Física señala la base a la Parapsicología, la Psicología y la Religión. La Psicología y la Parapsicología deberían ir juntas. Y ahora una visión profunda de los arquetipos resulta que nos lleva a la Religión, cuando hablo del reino de los Arquetipos es que ya me refiero al mismo reino de los Cielos, no le veo una diferencia substancial.

Lo primero que se me ocurre al hablar de Religión: ¿Porqué tantas religiones?. El Dios Auténtico seguro que exige una sola religión. ¿Porqué la Religión y la Ciencia han de ir completamente separadas?. Ello ya debiera significar la señal de alarma de algo que no funciona. ¡Y con lo fácil y simple que es la solución!.

La solución es fácil, sencilla, simple, asequible a todas las mentes no contaminadas, tanto que no puedo más que hacer una propuesta para una Religión Universal. Esta propuesta incluso la llevé al Forum 2004 de Barcelona, la propuse por tres vías diferentes, la última al Parlamento Mundial de las Religiones. Estos últimos son los que se lo han pensado más, pero todos han desechado mi propuesta. Yo deduzco que se interponen la inmadurez, los intereses creados y los extraños presupuestos, tanto por parte del Forum como del Parlamento Mundial de las Religiones, se interponen a algo que es obvio. Veamos si no, ¡decida Vd., amigo lector!. Yo creo que esta propuesta es una cuestión importante y no el irle buscando tres pies al gato, que es lo que se lleva en el caso del Forum y del Parlamento Mundial de las Religiones. Lo cual, este debatir por los tres pies del gato, es interesante en este caso desde el punto de vista turístico y puede que hasta desde el punto de vista urbanístico pero desacredita la palabra cultura.

La propuesta para una Religión Universal se basa en dos puntos. Primero, renunciar a cualquier pretensión de infalibilidad. Segundo, centrar el núcleo de la Religión en la experiencia religiosa, es decir, la conexión con el Dios del Universo, que es el Dios con el que conectan todos los místicos de todas las razas, lugares y religiones. Y esto es todo, ahora sólo me explicaré algo más, me limitaré a desarrollar algo más estas dos ideas tan simples y tan obvias.

 

1/ Primero.- El primer paso para la actualización de una Religión es renunciar a la infalibilidad. El hombre es falible por propia naturaleza. Declararse infalible es faltar a la verdad, sea por ignorancia, por extraños presupuestos o por falta de honradez. El hombre es falible y las instituciones religiosas también o incluso más. La Historia demuestra que las instituciones religiosas se ha equivocado especialmente. Mantener la infalibilidad es faltar a la verdad y por lo tanto constituye un principio claramente antirreligioso. Mantener la infalibilidad es estar anclado al paradigma antiguo de autoridad, o sea estar miles de años atrasado. 

 

2/Segundo.- El segundo paso es centrar la Religión alrededor de la experiencia religiosa. Es hacer del Dios Omnipresente, con el que han de creer todos (a excepción de los ateos), el centro de la Religión. La Religión debe llevarnos a facilitar la relación con el Dios Omnipresente, lejos de las luchas necias e infantiles por darle un nombre y mantener este nombre a toda costa. Los fundadores de las religiones ya intentaron centrarse alrededor de Dios y bien o mal lo consiguieron, pero esto hace miles de años. Las religiones necesitan una actualización urgente, ya que el hombre tiene necesidad de la Religión y en este momento las religiones van tan atrasadas y con tanto inmovilismo que se han convertido en inservibles. La Religión ha de convertirse en una Ciencia dinámica y actualizada, centrada entorno al Dios Omnipresente de la Naturaleza, este Dios que conocen todos los místicos auténticos de todas la razas, lugares y creencias. Los libros sagrados y las enseñanzas de los fundadores han de ser un punto de referencia histórico que no se debe menospreciar pero es preciso mirarlo con la capacidad crítica de la razón humana, que también es un don divino que tampoco se puede menospreciar, su uso conveniente también ha de ser parte de la Religión Auténtica.

¿Cómo se consigue este centramiento alrededor del Dios Auténtico, del Dios Omnipresente o Dios de los místicos?. Encontrar a este Dios, dado que es omnipresente, ha de ser fácil. Todos los místicos auténticos conectan con un Centro Inefable de luz, de unidad con todo, de amor y de sabiduría. Luego quizá lo identifican con nombres diferentes, pero esto creo que debemos atribuirlo a los supuestos previos o creencias que conforman el pensamiento, o podríamos decir que lo contaminan.

Entiendo que procede entender la conexión mística de una forma amplia. La conexión con el Dios de la luz, de la unidad con todo, del amor y de la sabiduría, ha de poder realizarse de formas diversas, de manera que los reconocidos como místicos, con la forma clásica o extática, no han de tener la exclusiva de la conexión mística. Yo entiendo, por lo menos, tres tipos de misticismo: Extático, unitivo y cognitivo. Veamos.

A/ Misticismo extático.- Es la forma clásica y reconocida del misticismo. En todas los lugares, creencias, razas y épocas han habido personas que han conectado con el Dios del Cosmos de una forma espectacular, extática. Han conectado con una energía que es luz, amor, sentimiento de unidad con todo y sabiduría. ¡Qué otro Dios queremos!. Es el dios de San Juan de la Cruz y de Meister Eckhart, entre otros. El nombre que luego le pongan no importa.

B/ Misticismo unitivo.- Es la conexión que nos une a la realidad que nos rodea, que es una expresión divina, por no decir que es el mismo Dios. Es el misticismo del que realiza un trabajo con un auténtico sentimiento de unidad con todo lo que hace. Es el misticismo del que ayuda y se entrega a los demás, del que tenemos el ejemplo paradigmático de la Madre Teresa de Calcuta o de Albert Schweitger. Es el misticismo del que reza al Dios Omnipresente desde cualquier lugar donde se encuentre. Es el misticismo del poeta que busca a Dios o a la Metafísica a través de sus composiciones poéticas, o a través de las composiciones de otros poetas. Es el misticismo del pintor que intenta plasmar en el lienzo unas dimensiones sutiles que intuye. Es el misticismo del que compone o escucha una música  religiosa que le conecta con Dios o con la dimensión metafísica.

C/ Misticismo cognitivo.- También la razón, es decir el esfuerzo intelectivo, puede conectar con Dios, tenemos el ejemplo de filósofos como Spinoza y Leibniz que llegaron a cotas memorables con su esfuerzo intelectual. La razón es un instrumento divino que podemos utilizar para comprender la dimensión sutil que es la base de la materia y en donde debemos ubicar al Dios Omnipresente. Actualmente el estudio en profundidad de la Física ya permite llegar con cierta facilidad a semejantes cotas. Es lo que han hecho y conseguido  físicos de la talla de David Bohm que falleció el año 1992. Es el camino que yo he seguido, el estudio de la Física para llegar a la Metafísica, y que expreso ampliamente en “Descubrimientos estelares de la Física cuántica”.

 

Mi disertación sobre una propuesta para una Religión Universal ha sido breve y no se ha ido demasiado por las ramas, pero por si todavía pudiera suceder aquello de que los árboles no dejan ver el bosque, el bosque es simplemente: 1º Renunciar a cualquier pretensión de infalibilidad. 2º Centrar la práctica, estudio e investigación en la experiencia religiosa que nos conecta con el Dios Omnipresente.

Y de todo esto corresponde hacer de la Religión una Ciencia viva, dinámica y hasta científica, con un modo de hacer científico renovado, actualizado según el nuevo paradigma del pensamiento que concierne a este milenio y los siguientes.

Conferencia pronunciada en Manresa. Auditorio de la Caixa Manresa. 20-V-04

 

Volver